La televisión está llena de anuncios que promocionan productos con probióticos para regular el sistema digestivo de las personas. Hablan de las defensas y el sistema inmune, fuente de bienestar, etc. En realidad, es así. Sin ellos, no podríamos digerir bien los alimentos, y su relación con muchos procesos orgánicos es simbiótica; es decir, necesaria y positiva.

En los animales ocurre lo mismo. Somos seres vivos, y necesitamos estas bacterias para vivir en salud. El equilibrio de la población de los probióticos en los sistemas orgánicos es vital para que se de la vida.

Se trata de una serie de bacterias que pueblan nuestros cuerpos y el de los animales. Hay fuentes que afirman que en los mamíferos, las bacterias son más numerosas que las células que componen el propio cuerpo y que sin ellas, la vida degenera y perece.

En el entorno actual al que sometemos a los animales de compañía, estos probióticos o bacterias positivas escasean. Las razones son muchas. La alimentación a base de piensos o ingredientes procesados industrialmente, si no se les añade artificialmente, no los contienen. Además, si estos productos contienen aditivos químicos para conservar, estabilizar, etc., es probable que afecten a la población de probióticos naturales en el sistema digestivo de los animales.

Por otro lado, una vida estresante afecta el equilibrio de muchos procesos orgánicos. Los animales sometidos a una vida en los centros urbanos, con contaminación, ruido, falta de aire fresco, falta de ejercicio y de espacio, puede desencadenar en un deterioro permanente de las poblaciones normales y naturales de probióticos necesarias para la buena salud de nuestros animales de compañía. Si a esto, añadimos productos de limpieza antibacterianos, campos electromagnéticos estáticos (antenas, móviles, televisores, lámparas fluorescentes, etc.), es bien probable que el equilibrio esté afectado. Los problemas digestivos y de piel pueden ser generales.

Añadir probióticos a la comida, al agua, y al entorno en el que vive el animal, es muy positivo y en seguida se percibe en el aspecto y actitud que muestran. Su pelo se torna brillante y suave, tienen más vitalidad, están más relajados, y se reduce el volumen y el mal olor de sus excrementos. Todo esto es signo de que algo va bien por dentro, y efectivamente, es así.

Más allá, el uso de probióticos en el entorno conlleva una serie de ventajas para los animales. Existe una variedad de productos de limpieza basados en la tecnología EM (Microorganismos Efectivos – Teruo Higa). Su uso regula el ph del ambiente y disminuye la proliferación de parásitos como pulgas, garrapatas, y ácaros. Pero además, al abandonar el uso de químicos en general, eliminamos los residuos contaminantes de los productos que utilizamos regularmente. Así evitamos que se acumulen esos tóxicos en el ambiente y por lo tanto en los tejidos orgánicos de nuestros animales que entran en contacto con estos a través de la piel, las almohadillas, que luego lamen y tragan.

Si te interesa saber más puedes visitar: www.mesprobiotics.com. En esta web, encontrarás información sobre la tecnología, sus beneficios, y podrás ver los productos que tienen a la venta. 

Natural es mejor, no lo dudes!

Si quieres recibir todos nuestros artículos, puedes suscribirte a nuestra revista. Infórmate clicando aquí!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *