Fecha de Nacimiento: 2007

Rasca llegó a Canópolis junto a su hermano Pica. Los habían encontrado a ambos corriendo asustados por la autopista. Después de mucho esfuerzo, consiguieron cogerlos.

Siempre han estado muy unidos y al principio, eran muy tímidos con las personas, incluso les costó formar parte del resto de la manada y tendían al aislamiento.

Pero ahora, son dos perros muy sociables con personas y están totalmente integrados con el resto.  Rasca, el más alto, es super-amoroso con las personas, le encanta que lo acaricien y jueguen con él.

Aunque es un perro precioso y encantador, nunca ha tenido la suerte de que alguien se fijara en él.  Ahora ya empieza a tener una edad y se merecería que llegase el momento de encontrar una familia para que pueda tener el hogar que nunca ha tenido.

¿Quieres darle una oportunidad a Rasca?

Si no puedes adoptar, puedes apadrinar o hacerte soci@ para ayudar con los gastos de manutención y ser parte activa en este proyecto que salva vidas.