Fecha de Nacimiento: 2006

A Keko, lo dejaron atado en un árbol en la puerta de Canópolis. Nos costó mucho desatarlo porque tenía mucho miedo y se lanzaba a morder.

Este comportamiento, se alargó en el tiempo, cuando algo le daba miedo, intentaba morder, esto impedía cualquier tipo de manipulación y evidentemente dificultaba su adopción.

Con el paso del tiempo, Keko sigue siendo algo desconfiado y precavido con las personas que no conoce, pero si logras ganarte su confianza, descubres su auténtico carácter y es un amor al que le encantan los mimos humanos. No tiene ningún problema con perros, al contrario!

Actualmente KEKO está en casa de acogida pero puedes apadrinar o hacerte soci@ para colaborar con nosotros en sus gastos de manutención.