Fecha de nacimiento aproximada: 05/2015

Boiro fue abandonado en el puerto del Garraf. Debido a su carácter extrovertido varias personas de los barcos le dieron cobijo, pero nunca duró demasiado tiempo por tener incontinencia crónica. Después vivió con una familia en Olivella que intentó remediar su problema, y al no obtener resultados decidió traerlo a Canópolis.

Es un bonito gato color perla muy amigable y cariñoso, acostumbrado a tratar con otros gatos, personas y perros.

Boiro busca un hogar donde su input no sea un problema, y donde poder ofrecer todo el amor que tiene por dar.